Saltar al contenido

¿Qué implica la cesión de remate?

La cesión de remate en las subastas judiciales de inmuebles es un procedimiento legal contemplado en el artículo 647, apartado tercero, de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil. Este artículo permite que los ejecutantes o acreedores posteriores que han iniciado la ejecución hipotecaria puedan ceder el remate a un tercero, una vez adjudicado el bien inmueble.

¿Qué implica la cesión de remate?
En términos sencillos, cuando un acreedor hipotecario (por ejemplo, un banco) ejecuta una hipoteca para cobrar una deuda impagada, tiene la posibilidad de adjudicarse el bien inmueble subastado. Posteriormente, puede ceder el derecho de adquisición del inmueble a un tercero, conocido como cesionario del remate.

Proceso de ejecución hipotecaria y cesión de remate
Cuando un deudor hipotecario no puede pagar su deuda, el acreedor puede iniciar una ejecución hipotecaria. Este proceso implica que el inmueble se subasta y el importe obtenido se utiliza para cancelar la deuda hipotecaria. Sin embargo, si la subasta no tiene postores y se declara desierta, el banco puede solicitar la adjudicación del inmueble dentro de un plazo de 20 días.

El contrato de cesión de remate
La cesión de remate se formaliza mediante un contrato en el que el cedente (el banco que ha solicitado la adjudicación) transfiere al cesionario (un tercero) el derecho a adquirir la propiedad del bien inmueble. El cesionario, a cambio, paga un precio acordado por ambas partes. Este contrato es similar a una venta, pero con la diferencia crucial de que el banco nunca llega a ser propietario del inmueble; solo transfiere los derechos de adjudicación.

Diferencias con otros contratos
En comparación con la cesión de crédito, la cesión de remate se diferencia en el momento de la transmisión de derechos. En la cesión de crédito, un tercero adquiere los derechos garantizados por la hipoteca antes de que se inicie la ejecución. En cambio, en la cesión de remate, el derecho a adquirir el inmueble se transfiere después de la adjudicación, pero antes de que el banco se convierta en propietario.

Procedimiento de cesión de remate
El procedimiento requiere que ambas partes (el banco y el cesionario) se presenten ante el letrado de la Administración de Justicia para formalizar el acuerdo y efectuar el pago del precio del remate. Aunque no hay un plazo normativamente fijado para realizar la cesión, debe respetarse el límite de 20 días tras la subasta, antes de que la adjudicación al banco sea definitiva.

Límites para el precio de la cesión de remate
El precio de la cesión de remate está sujeto únicamente a la voluntad de las partes. Cedente y cesionario pueden acordar un importe que puede ser superior o inferior al precio de adjudicación del bien en la subasta judicial, sin más restricciones que las que ellos establezcan en su acuerdo.

Conclusión
La cesión de remate es una herramienta útil en el contexto de las subastas judiciales de inmuebles, permitiendo a los acreedores hipotecarios adjudicarse el bien y posteriormente transferir el derecho de adquisición a un tercero. Este proceso asegura que se cumpla con la finalidad de la subasta judicial y permite que los

📞 Contacta con nosotros al teléfono 865521019 o por whatsApp al 654581494

Estamos en Avda. Aguilera 39 Ent B de Alicante

Comunicate con Nosotros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
%d